• White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2019 ANIMAL

Retro-artículo (entrevista a Jonathan Harker sobre El Plomero, 2003)

March 7, 2017

Allá por el 2003, el nóvel director de "El Plomero", Jonathan Harker, fue entrevistado por Francia Herrera para la revista web "Contraveneno".

 

Francia hoy día es parte de la familia ANIMAL, además de un gran colaboradora y cebadora de mate acá en la oficina y nos compartió esta entrevista para que nosotros a su vez la compartiéramos con ustedes.

 

Pueden leerla a continuación o viajar en el tiempo verla en su website original, full con retro-vibras y retro-diseños. 

 

http://www.angelfire.com/jazz/contraveneno/rep_plomero.htm

 

 

EL PLOMERO

….Reajuste visual  que redime al espectador a través de cinco cuentos donde somos testigos de la reinvención de la mitología urbana nacional.

 

Por Francia Herrera
Revista Web Contraveneno
No 1 Año 1 (Agosto 2003),

 


Panamá

 

Secuencias rápidas, colores pixelados, en unas cuantas palabras: Abreviatura de ciudad, eso y tantas cosas más es El Plomero, cortometraje del joven director Jonathan Harker, quien con este reajuste visual redime al espectador a través de cinco cuentos donde somos testigos de la reinvención de la mitología urbana nacional.

 

Conversamos con el sospechoso principal de esta osada y acertada invitación a mirarnos de cerca.

Son las 4:10 p.m., han transcurrido exactamente cinco minutos y el tranque en la Ave. Balboa no da tregua; a esa misma hora pero cien metros más adelante Jonathan Harker estaciona su vespa a un costado del Café-Restaurante “Boulevard”. La razón conversarnos sobre su opera prima, El Plomero, cortometraje que le ha merecido el justo aplauso tanto de crítica y público nacional… nada mal para empezar.

 

Justo a tiempo, ya dentro del local Harker aguarda, convenientemente, junto a una mesa próxima a la entrada del café y de cara al mar. Dispuesto y algo inquieto Jonathan se dispone a contarnos su rollo, desde su inevitable vuelta a “casa” en 1999 luego de cumplir sus estudios universitarios en EE.UU., cuando decide cortar con todo asunto académico, y de cómo andaba sin rumbo y extrañando el ceviche de corvina o aquellas “cosas que una vez acá te molestan”.

 

JH: …Bueno yo llegue a Panamá y no tenía muy claro que era lo que iba a hacer…decidí regresar y fue…me sentía un poco derrotado, porque regrese al mismo cuarto de mi adolescencia y estaba viviendo de nuevo con mi papá. Era un poco frustrante, entonces de alguna manera tenía que canalizar toda esa energía y empecé a escribir un guión, un pequeño guión, y en un mes y medio ya estaba listo.

 

- ¿ Por qué la idea del plomero y de dónde surge?

JH: …Lo primero que vi fue la llave inglesa, no sé fue una de esas cosas que se me ocurrió. Creo que para esos tiempos había leído algo de protestas de trabajadores en factorías en EE.UU. en el siglo XIX, que para dañar las máquinas tiraban llaves inglesas dentro del engranaje,... ¡ Ñui-KuurPum!( Interpretación vocal del engranaje, (cacofonía) seguida por risitas de los presentes. no se podía seguir trabajando...

 

- ¿Cómo en Tiempos Modernos*?

JH: ...Exacto, y eso es lo que quería hacer, tirar una llave inglesa dentro del engranaje de la producción audiovisual panameña.

Y así lo hizo, cuando por allí nos bastaba con referirnos despectivamente al cine nacional, como un pasatiempo mal interpretado, etc. Harker entendiendo bien esto reunió a un contingente de amigos (militares de reserva como el mismo los llama), a quienes con sabidas armas supo “engatusar” para crear un proyecto artesanal, con buen potencial y renovador.

Tenía dos cosas bien claras, que quería hablar de la ciudad, pero de aquella ciudad que él estaba viendo y probarse como director de ficciones, una “cosa más argumental”. En esas andanzas, redescubriendo la urbe panameña, se topa con un par de claves para su estudio personal.

 

- ¿Así conociste a Tony?

JH: Sí,... estaba yo filmando una de las tomas que se utilizaron en el cuento de Astarote: El demonio del Desempleo[cuarto cuento de la antología visual],cuando (Tony) llego donde mi..¿Qué si yo sabía que era tuna?, Que tenía un saco de arroz y quería hacer arroz con tuna,... después me pregunto qué estaba haciendo con la cámara, y yo le explique... y él me dijo...”Ah sií yo tengo cuentos pa’ti”

Para quien no ha visto el corto, Anthony Atherly Clark, mejor conocido por los bajos fondos como Tony, es la pieza clave de este compendio de leyendas urbanas. Su presencia hace cuajar a la perfección la cosmogonía del plomero. De su delirante mundo de cuentos nos regala Ochachalua (unas muñecas bastante particulares) y Víbora X, una aventura encarnada de los tantos encontronazos entre los pepenadores(personas que se dedican a buscar objetos en los basureros) y la policía.

 

- Con respecto al rodaje, ¿Cuánto tiempo se extendió y como coordinaste todo el enredo de la filmación?

JH: ...Comenzamos como a finales de septiembre (1999) y terminamos la mayor parte en febrero(2000)... no fue muy largo, filmábamos solo los fines de semana(pues) todo el mundo tenia trabajo de oficina y, además, tenían otros compromisos y como no estaba pagando a nadie no podía exigirles mucho... Coordinamos las cosas a medida que se pudiera: ¡No que si mi tía no nos puede prestar la casa el próximo fin de semana, sino tal día!... y así nos íbamos.

Con perseverancia y buena letra, Harker logra que todos los involucrados, formen finalmente esta “bola de fuego” que resulto en su defecto, en la película que tanto había anhelado. Así consigue entera cooperación entre amigos, compañeros de cuarto(pues mucho de viven en la llamada Casa Tomada, una especie de laboratorio creativo comunal.

Tal es el caso de Ingmar Herrera, responsable de la exuberante banda sonora del corto, quien por un periodo de seis meses, en su estudio personal Cursilería Pre-prensada, distribuido entre la lavandería y el cuarto de empleadas de la “La Casa Tomada” logra capturar al cien por cien, el espectro humano detrás de las imágenes del plomero, con una fauna de sonidos que dista entre el rock”algo de launge... buca rofiadera y maleantería ”.

 

- ¿En la edición tampoco te fue tan mal, verdad?

JH: Como sabrás Rich Potter (compañero de “U” y reconocido editor), fue el editor del plomero... Rich estuvo trabajando en Nueva York, antes de viajar por Centroamérica y se quedó. Y le dije:¡ Hey Rich, tengo un material acá, porque ¡no le echas un vistazo y lo engatuse... Yo tenía una idea muy básica de la estructura, en base al guión, pero como armarlo y ese tipo de cosas no; Él venía ya con ciertas ideas de lo que quería experimentar, aplicar ese estilo de pantalla fragmentada una narrativa... lo que pasa es que coincide muy bien con la temática de la película.

 

- ¿En conclusión, cuál crees que es el enfoque que más se aproxima a la naturaleza del Plomero?

JH: El enfoque que yo le doy, es que cuando tú haces un encuadre dejas muchas cosas por fuera, es como una teoría o un discurso ideológico (donde)todo lo que cabe dentro de ese discurso es lo que existe se supone, pero estas seleccionando, y dejas por fueras muchas cosas(, pausa seguido por aspaviento, se tildea el muchacho, “el café me esta haciendo efecto”, nos comenta)... En el plomero el cuadro, se esta revelando

que hay otras cosas que no están en el cuadro pero que se asoman, que el cuadro se corre y de repente se vuelva esconder y se revela que esto es un cuento, una cadena infinita una matriz infinita de historias y estas solo son algunas, se declara imagen.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

ANIMAL en el 2017

January 1, 2017

1/1
Please reload

Recent Posts

February 28, 2019

September 10, 2018